El bailador

Casa rural sana

Dormitorios

Ir

Salón y cocina

Ir

Patios Exteriores

Ir

Nuestra Casa

Hace unos 100 años la casa fue comprada por el abuelo Tomás antes de casarse con la abuela María, con la idea de que fuera su hogar: aquí nacieron cuatro de sus seis hijos.

Nada mas casarse, los abuelos montaron en el patio de entrada una tienda en la que vendían de todo. ¿Recordáis las tiendas llamadas ultramarinos?, pues ésta era una de ellas.

Algún tiempo después, la abuela decide ofrecer los servicios de bar, comidas y hospedaje; algunos de sus clientes más habituales eran viajantes, vendedores ambulantes y el secretario del ayuntamiento.

También los domingos por la tarde una de las habitaciones de la planta baja era destinada a baile, se llamaba EL BAILADOR, aquí se daban los mozos y mozas. La música de manilla duraba hasta que caía la tarde, ya que las mozas tenían que estar en casa antes de oscurecer. Aqui acudían andando gente de los pueblos vecinos de Pitarque, Villarbengo y de las masadas cercanas.

Debido a la conocida dureza de la posguerra, la familia se vio obligada a dejar su casa y Montoro, para trasladarse a la cercana Aliaga en busca de trabajo.

Tras 60 años abandonada, decidimos recuperaría y destinarla a casa rural. Ya inmersos en el proyecto, empezamos a indagar sobre la historia de la casa, entera'ndonos de todo lo que os contamos.

Algunos lo llamarán casualidad, otros lo llamamos causalidad, pero la casa ha vuelto a ser un lugar de reunión y hosped

Tarifas

120 Euros diarios por habitación en régimen de media pensión.

  • Alojamiento
  • Cenas para 2 personas
  • Desayunos para 2 personas
  • Impuestos incluidos


Estancias superiores a 1 día, consultar.

Contacto